Jaztea, marca top of mind del té helado

Cancún, Qroo. Jaztea es la marca mexicana top of mind en el nicho del té helado en toda la zona norte del país y la cuarta con mayor volumen de ventas a nivel nacional, según el índice Nielsen, compitiendo con las trasnacionales Lipton, Fuze Tea y Arizona.

Jaztea, líder en su categoría.

Iniciaron a finales de la década de los 80 elaborando una infusión casera con hojas de jazmín en el restaurante de comida china de la familia Fong, en Culiacán, Sinaloa. En menos de 10 años pasaron de tres empleados a una plantilla de más de 300, con un agresivo plan de expansión para este 2014, con el que buscan disputar el liderazgo del mercado en todo el país, relata Edna L. Fong, directora y fundadora de Jaztea.

“En realidad, somos pioneros en la elaboración del té helado en México; en ese entonces, sólo se conocía el té negro. En nuestro restaurante lo comenzamos a vender en jarras heladas, el cocinero nos lo preparaba y el mesero nos ayudaba a venderlo. A los clientes les comenzó a gustar mucho y lo pedían para llevar”.

En la década de los 90 y con el auge del agua embotellada, lanzaron la presentación personal y en poco tiempo estuvieron presentes en tiendas como Soriana, Seven Eleven y tiendas Oxxo. Sólo hasta entonces llegaron a México las grandes marcas trasnacionales y comenzó la disputa por los espacios en los anaqueles de las grandes tiendas.

A diferencia de las otras marcas que están en el mercado, Jaztea es un producto natural, elaborado a partir de la infusión de hojas de jazmín, con jugo de limón. Las dos plantas con las que cuentan ahora, en Culiacán y Guadalajara, les permiten tener varios canales de distribución, pero la vida del producto en exhibición es de apenas un mes.

ESTRATEGIA DE VENTAS

La producción de ambas instalaciones está a punto de llegar a su máxima capacidad y para dar el siguiente paso que les permita expandirse al centro y sur del país, alistan un plan de inversión de 15 millones de pesos a corto plazo y de 60 millones a mediana para ampliar sus plantas y sacar la presentación en lata del producto.

“Eso nos permitirá extender la vida del té de uno a nueve meses en anaquel, además de que facilitará la distribución que hoy debe ser forzosamente con refrigeración”, explica Edna Fong.

La meta es duplicar los volúmenes de venta en un plazo de cinco años y tener presencia en las principales ciudades del centro del país, como el DF, Querétaro y Puebla, donde ya tienen una incipiente red de distribución.

jvazquez@eleconomista.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s