Cómo bajar de peso tomando té

Muchos estudios han demostrado que los que toman té, especialmente té verde y de Jazmín, pierden peso más rápido que aquellos que no lo hacen. ¡Es hora de guardar el bolso del gimnasio y prender la tetera o disfrutar de un rico té helado de Jazmín! A continuación, aprenderás a adelgazar tomando té con una gran variedad de sabores.

Busca un té que disfrutes. Mientras que muchos estudios se centran específicamente en el té verde, es importante buscar un té que disfrutes tomar (verde u otro). Algunos tés verdes saben muy fuertes y el sabor puede ser desagradable si no estás acostumbrado a él, mientras que otros saben muy rico, incluso para el recién iniciado en el té verde. Aquí te presentaremos algunas opciones:

El té de jazmín: es considerado como uno de los tés más populares en China. Esta infusión es originaria de Fujián y posee una historia de más de 700 años. Este té es una mezcla del té verde y hojas del capullo del jazmín, mismas que le aportan un olor particular y delicado.

La toma del té de jazmín es recomendable principalmente para mujeres y niños, además de ser una elección perfecta para ocasiones especiales. Su aroma distintivo aporta pequeños matices de jazmín que a su vez ayuda a: Calmar la ansiedad, relajar el cuerpo, animar la mente, mejora problemas del pulmón y vías respiratorias, mejora la respiración, mejora el apetito y alivia la pesadez estomacal.

Si el té de jazmín se ingiere en épocas de frío puede ayudar a mantener el cuerpo caliente, eliminando líquidos y de esta forma disminuye la temperatura corporal, evitando posibles mareos provocados por el calor.

En épocas de calor es recomendable agregarle hielo y disfrutarás de un delicioso té helado natural de jazmín, que aportará a tu organismo frescura y antioxidantes naturales. ¡Disfrútalo!

Té verde de sabores. Tanto el té verde como el blanco (el cual tiene propiedades antioxidantes pero es mucho más costoso) vienen en una variedad de sabores. Para obtener mejores resultados considera escoger té verde o blanco que contenga cafeína (según los estudios, un té con base de cafeína otorga una mayor capacidad para quemar más calorías).
• Para los tipos de té verde individuales lee la sección sobre cómo escoger té verde en el artículo “Cómo preparar té verde”; este artículo te brindará un resumen detallado de los diferentes tipos de té verde y sus propiedades.
Tés de hierbas. Los tés de hierbas vienen en una gran variedad de sabores deliciosos que van desde naranja hasta jazmín. El té de rooibos (el té rojo) es otra opción muy buena. Ya que los tés de hierbas no tienen cafeína podrías tomártelo en la noche o entre tés con cafeína.
Té negro. En realidad proviene de la misma planta que el té verde, pero el proceso que lleva es diferente. Como consecuencia, aquellos químicos que promueven la pérdida de peso (las teaflavinas y terubiginas) son más complejos. Aún permanecen en el té, pero entre más sencillos, mejor. En otras palabras, el té verde podría hacerte adelgazar más rápidamente, aunque ambos son buenos.
• Aunque el té negro puede obtenerse sin cafeína, podrían quedar todavía pequeñas cantidades de ella, lo cual podría afectar a aquellos que quieran dormir por la noche.
• Según nuestras fuentes, el té del Oolong incrementa tu metabolismo hasta un 10%, mientras que el té verde incrementa tu metabolismo un 4%. Ambos son geniales.

Beneficios de tomar té

Anuncios

Jaztea, marca top of mind del té helado

Cancún, Qroo. Jaztea es la marca mexicana top of mind en el nicho del té helado en toda la zona norte del país y la cuarta con mayor volumen de ventas a nivel nacional, según el índice Nielsen, compitiendo con las trasnacionales Lipton, Fuze Tea y Arizona.

Jaztea, líder en su categoría.

Iniciaron a finales de la década de los 80 elaborando una infusión casera con hojas de jazmín en el restaurante de comida china de la familia Fong, en Culiacán, Sinaloa. En menos de 10 años pasaron de tres empleados a una plantilla de más de 300, con un agresivo plan de expansión para este 2014, con el que buscan disputar el liderazgo del mercado en todo el país, relata Edna L. Fong, directora y fundadora de Jaztea.

“En realidad, somos pioneros en la elaboración del té helado en México; en ese entonces, sólo se conocía el té negro. En nuestro restaurante lo comenzamos a vender en jarras heladas, el cocinero nos lo preparaba y el mesero nos ayudaba a venderlo. A los clientes les comenzó a gustar mucho y lo pedían para llevar”.

En la década de los 90 y con el auge del agua embotellada, lanzaron la presentación personal y en poco tiempo estuvieron presentes en tiendas como Soriana, Seven Eleven y tiendas Oxxo. Sólo hasta entonces llegaron a México las grandes marcas trasnacionales y comenzó la disputa por los espacios en los anaqueles de las grandes tiendas.

A diferencia de las otras marcas que están en el mercado, Jaztea es un producto natural, elaborado a partir de la infusión de hojas de jazmín, con jugo de limón. Las dos plantas con las que cuentan ahora, en Culiacán y Guadalajara, les permiten tener varios canales de distribución, pero la vida del producto en exhibición es de apenas un mes.

ESTRATEGIA DE VENTAS

La producción de ambas instalaciones está a punto de llegar a su máxima capacidad y para dar el siguiente paso que les permita expandirse al centro y sur del país, alistan un plan de inversión de 15 millones de pesos a corto plazo y de 60 millones a mediana para ampliar sus plantas y sacar la presentación en lata del producto.

“Eso nos permitirá extender la vida del té de uno a nueve meses en anaquel, además de que facilitará la distribución que hoy debe ser forzosamente con refrigeración”, explica Edna Fong.

La meta es duplicar los volúmenes de venta en un plazo de cinco años y tener presencia en las principales ciudades del centro del país, como el DF, Querétaro y Puebla, donde ya tienen una incipiente red de distribución.

jvazquez@eleconomista.com.mx

Beneficios del té verde y de jazmín

La comercialización del té en hoja suelta, como es conocida hoy en día, no se ideó hasta finales de la dinastía Ming (1368-1644 d.C.), gracias a ello se podía conservar intacto por más tiempo y comercializar en lugares más lejanos.

El té en hojas sueltas suele ser hervido al vapor y desecado, esto hizo que algunos procesadores de té desarrollasen su propio sistema de secado o procesamiento del té dando lugar a nuevos tipos de té como el té negro, té con flores, etc.

Desde entonces en China se volvió muy popular el “Té Verde con jazmín”, no sólo por su increíble sabor frío, sino también por su contenido en ácido salicílico que purifica la piel, activa la circulación, actúa a nivel hepático y pulmonar, favorece la digestión, libera la tensión, mejora el ánimo y actúa como regulador térmico.

FUENTE: http://www.iloveteacompany.com/

Jaztea

Beneficios del Té de Jazmín

Cómo preparar un té, Rooibos o Infusión

La dosis recomendada para la  preparación de cualquiera de los tés (té verde, té negro, Pu-erh o rooibos ) es de una cucharada tamaño de postre por persona y taza o lo que más o menos equivale a 2,8 gr por persona, donde puede existir algún cambio es en el té blanco dependiendo de su calidad ya que sus hojas son muy voluminosas.

Ponemos a calentar el agua (es un elemento mucho más importante de lo que parece tal y como podemos ver en esta entrada) hasta el punto antes de ebullición, entonces retiramos del fuego e introducimos la infusión, dejándola en reposo el tiempo abajo indicado:

Té blanco = 2,5 minutos

¿Sabes cómo preparar una infusión de té? Aquí te decimos cómo.

¿Sabes cómo preparar una infusión de té? Aquí te decimos cómo.

Té verde = 2,5 minutos

Té azul = 2,5 minutos

Té negro = 5 minutos

Té rojo (Pu-erh)= 5 minutos

Té amarillo = 2,5 minutos

Rooibos = 8-9 minutos

Infusiones = 9-10 minutos

Fruiteas = 9-10 minutos

Estos tiempos son orientativos, dependen de diversos factores pero sobre todo de la calidad del té y del paladar del consumidor.

Hay que tener especial atención en los té verdes y té rojos (pu-erh) , estos si son de buena calidad permiten la reutilización un par o tres veces, por lo cual, si lo dejamos reposar un tiempo excesivo, su sabor será muy agrio. Los nuevos consumidores deben ir probando las diferentes combinaciones agua-cantidad-tiempo hasta encontrar el equilibrio deseado al paladar, puedo asegurar que una vez encontrado disfrutará de uno de las sensaciones más reconfortantes que existe.

Descubre la amplia variedad de tés, tés verdes, tés rojos, rooibos o infusiones a través de este enlace.

Descubre los beneficios de la flor de jazmín

El té de jazmín cuenta con una historia de más de mil años, desde los tiempos de la Dinastía Song y, cuenta con la base del té verde y del té blanco. Este té es tradicional del norte de China y la costumbre y cultura manda que el té de jazmín es un símbolo de cortesía y bienvenida a los invitados. Las cosechas de hojas de jazmín comienzan en primavera y, estas se mantienen hasta final de verano.

Los beneficios del té de jazmín:

El té de jazmín contiene muchas propiedades beneficiosas para la salud. En Oriente, especialmente en China, es el té que se consume a todas horas. Su amor por la cultura asiática, su tradición y a su vez, su amor a la vida y la pureza han hecho de estas hierbas y flores de jazmín un mito, rito y costumbre que ha cruzado todo tipo de fronteras. Algunos de los beneficios del té de jazmín son:

  • Combate el estrés. El té de jazmín contiene propiedades relajantes que ayudan a calmar la ansiedad y a relajar el organismo.
  • Estimulo del apetito. Además protege contra la gastritis y la pesadez de estómago.
  • Propiedades diuréticas. Una taza ayuda a mantener el cuerpo caliente y elimina los líquidos.
  • Regula la temperatura corporal.

 

 

Imagen

 

Fuente: http://alimentacion-salud.euroresidentes.com

 

A que no sabías esto de la mejor bebida natural

Para encontrar la leyenda más popular del descubrimiento del té, viajamos a China

El emperador chino Shen Nung era un hombre sabio y erudito. El insistía que toda la agua potable debía estar hervida por motivos de higiene. Un día, en el año 2737 A.C., el emperador y su corte se reclinaron debajo de un árbol solitario. Cuando sus hojas soplaron en el agua hirviendo que sus criados preparaban, el emperador sintió un aroma exquisito y de inmediato no resistió y probó aquel brebaje y lo encontró exquisito. Después de este accidente ordenó que se llevaran a cabo enseguida extensas plantaciones del árbol de donde procedían aquellas hojas. Ésta era la planta silvestre del té.

Por lo que se refiere a su lugar de origen, el té puede ser de:

China: es la cuna del té. Proporciona una gran cantidad de variedades de tés. Las más conocidas son: Yunnan, uno de los tés chinos negros más fuertes; Keemun, de sabor delicado y fuerte aroma; Russian caravan, una mezcla de tés negros que consumían los comerciante de las caravanas rusas; Lapsang souchong, de inconfundible sabor ahumado; Formosa oolong peach blossom, tienen un delicado sabor a frutas y en ocasiones se perfuman con jazmín, gardenia, etc.

India: es el mayor productor y exportador de té del mundo. Las zonas de más calidad son: Assam, Darjeeling y Nilgiri.

Ceylán: sus tés son de gran calidad. Son tés fuertes, pero de un sabor exquisito, ligeramente amargo.

Rusia: tiene mucho cuerpo y es perfumado.

Kenia: de fuerte sabor y tono rojizo.

 Japón: produce casi exclusivamente té verde y exporta poco.

 Llegada del té a Europa:

No se sabe a ciencia cierta si fueron los holandeses o los portugueses los que trajeron el primer té a Europa a principios del siglo XVII, ya que en aquella época ambas naciones mantenían relaciones comerciales con China; los portugueses desde una base en Macao, en el continente, y los holandeses desde la isla de Java. En un principio se comerciaba con sedas, brocados y especias, pero muy pronto el té se incluyó en los cargamentos. Los portugueses desembarcaron los tés de China en Lisboa y, desde allí, la Compañía Holandesa de las Indias Orientales transportaba los productos a Holanda, Francia y los puertos bálticos. Desde 1610 los holandeses traían sobre todo tés de Japón. En Holanda la popularidad del té creció entre todas las clases sociales y las compañías holandesas reexportaban suministros a Italia, Francia, Alemania y Portugal. A finales del siglo XVII el café se había convertido en la bebida más popular en Alemania y en Francia, y el mercado del té sólo crecía en Rusia y en Inglaterra. El primer té que llegó a Rusia fue un regalo de los chinos al zar Alexis en 1618. Un acuerdo comercial firmado en 1689 marcó el inicio de un tráfico regular; caravanas de 200 a 300 camellos avanzaban hacia Usk Kayakhta, en la frontera, cargados con pieles que se troncaban por té. Cada camello transportaba cuatro cajas de té (unos 270 kg.), por lo que la vuelta a Moscú era lenta; así entre el cultivador chino y el consumidor ruso pasaban de 16 a 18 meses. En 1796, los rusos bebían en un año el té cargado por 6.000 camellos. Las caravanas existieron hasta la puesta en marcha del ferrocarril transiberiano en 1903, lo que permitió que los tés de China llegasen a Rusia en sólo una semana. Algunos británicos (realeza, aristócratas y comerciantes) ya habían oído hablar del té, o incluso tal vez ya lo habían probado mucho antes de la primera fecha documentada de su aparición en Londres en 1658. Thomas Garraway, un comerciante propietario de una tienda situada en la City de Londres, fue el primero en anunciar el nuevo producto de venta por subasta. Su anuncio publicado en la edición del 23 al 30 de septiembre de 1658 del periódico semanal londinense Mercurius Politicus reza: “La excelente bebida de China aprobada por todos los médicos y llamada Tcha por los chinos, Tay por otras naciones, o más conocida como té, de venta en Sultaness Head…”. El destino del té en Gran Bretaña adoptó un giro afortunado en el año 1662, cuando el rey Carlos II se casó con la princesa portuguesa Catalina de Braganza. La nueva reina era una consumidora de té desde mucho antes de llegar su boda y trajo con ella, como parte de su dote, una caja de té de China. Cada vez más personas deseaban probarla, pero dado su alto precio sólo podían permitírselo los ricos que querían estar a la moda. En 1706 Thomas Twining, fundador de la famosa compañía de té, abrió Tom´s Coffee House. En 1717 el negocio se amplió y cambió su nombre por el de The Golden Lyon. Durante el siglo XVIII el té se convirtió en la bebida más popular de Gran Bretaña, llegando a substituir a la cerveza y a la ginebra. El alto precio del té hizo que automáticamente se extendiera la práctica de la adulteración. Al té negro se le añadía un triturado que estaba elaborado con hojas de fresno maceradas. El té verde se mezclaba con brotes de saúco. Se impusieron penalidades sobre dichas prácticas, pero no lograron poner fin a todo este negocio, ya que el té era vendido a granel por los establecimientos de comestibles. En 1826, John Horniman decidió actuar en beneficio del público y fundó un pequeño negocio en la isla de Wight donde puso té sin adulterar en paquetes de papel precintados con un peso neto garantizado. El público reaccionó con entusiasmo y el sistema se convirtió pronto en una práctica general.

 El té en Norteamérica:

Era inevitable que el té llegase a Norteamérica, debido a la presencia de grupos colonizadores de Europa. Nueva York era un refugio para los bebedores de té, con las mismas tradiciones, etiqueta y los mismos servicios de té que se utilizaban en Gran Bretaña, Holanda y Rusia.

 España conoce el té:

El té llegó a España en el siglo XVIII como una moda más importada de Francia y Gran bretaña. La costumbre de los españoles de tomar chocolate y café chocó con la nueva moda del té, que estaba considerada como un signo más de esnobismo extranjero, pues el chocolate era entonces para el español lo que el té para el inglés. En un principio, el té tuvo un considerable rechazo. Se ha de esperar hasta comienzos del siglo XIX para que el té comience a conocerse fuera de los salones ilustrados. El hábito del té de la tarde cuajará especialmente entre la aristocracia, que tomará la bebida en enormes juegos de té de plata importados de Gran Bretaña y Francia o realizados por plateros españoles. El tomar el té en sociedad era un signo de distinción. Tras la guerra civil, el té queda algo relegado. Tuvieron que pasar muchos años para recuperar la costumbre de tomar una taza de té a media tarde, es entonces cuando comienzan a abrir de nuevo establecimientos donde poder disfrutar del té con una buena merienda.

Imagen

Fuente: http://www.consumer.esImagen